Es mejor escuchar y seguir la voz del Espiritu Santo que nuestra propia voz, Porque es mejor con las fuerzas de Dios que con nuestras propias fuerzas.

Comentarios

Entradas populares